Consejos para hacer frente a la crítica (Tim Keller)

Recientemente, varias personas me han preguntado: "¿cómo afrontas la crítica?" En cada uno de los casos, quienes me han hecho la pregunta han sufrido lo que ellos han considerado ataques injustos contra su persona. En esta era de internet, cualquiera puede tener sus puntos de vista censurados de forma injusta por gente que ni tan siquiera conoce. Por lo tanto, ¿qué haces cuando eso ocurre? He aquí la esencia del consejo que suelo dar cuando me preguntan al respecto. Por muchos años he encontrado de gran ayuda una carta de John Newton, normalmente, titulada "Sobre la Controversia."

El mayor peligro [que corres] al recibir crítica no es para tu reputación, sino para tu corazón. Sientes la injusticia [de la crítica] y sientes lástima por ti mismo, y ello te tienta a no sólo despreciar a la persona crítica, sino a todo el sector o grupo al que pertenecen. "Esa gente..." susurras por lo bajo. Todo esto con el tiempo puede hacer de ti una persona más orgullosa. Newton escribe: "Cualquier cosa que nos haga pensar de nosotros mismos que somos, comparativamente, más sabios o más buenos, de manera que tratemos con desprecio a quienes no comulguen con nuestras doctrinas, o sigan a nuestro partido, es una prueba y fruto de un espíritu de justicia propia." Newton argumenta que cuando quiera que el desprecio o el [sentimiento de] superioridad acompañan a nuestros pensamientos, es una [clara] señal de que las "doctrinas de la gracia" están actuando en nuestras vidas "como simples conceptos y especulaciones" sin "ninguna influencia saludable sobre nuestra conducta."

Así pues, ¿cómo puedes evitar esta tentación? Primero, tienes que mirar a ver si hay la más mínima señal de verdad incluso en el más exagerado e injusto de los ataques. Normalmente, esa mota de verdad está ahí cuando la crítica viene de amigos, y a menudo también está ahí cuando la censura viene de gente que realmente te conoce. De manera que aún cuando la censura esté parcial o incluso mayormente desenfocada, aún así mira por aquello que efectivamente hayas podido haber hecho mal. Quizá simplemente actuaste o hablaste de forma imprudente. Tal vez la crítica es parcialmente correcta por motivos totalmente equivocados. De todos modos, identifica tus faltas , arrepiéntete de corazón ante Dios por lo que seas capaz [de identificar], y deja que ello produzca una disposición humilde en ti. Entonces será posible aprender de la crítica y tener una actitud de gracia hacia la persona que te critica aunque puedas [continuar estando]  en desacuerdo con lo que él o ella haya dicho.

Si la crítica viene de alguien que no te conoce de nada (y éste es a menudo el caso en internet) es posible que la crítica no tenga ninguna base y esté completamente equivocada. A menudo soy ridiculizado no sólo por puntos de vista que defiendo, sino también incluso más a menudo por puntos de vista (y causas) que de ninguna manera asumo o defiendo. Cuando esto sucede, es incluso más fácil dejarse llevar por un sentimiento de superioridad y reírte de lo equivocados que están tus críticos. "Patético..." tal vez te sientas tentado a decir. No lo hagas. Aún cuando no haya ni la más pequeña brizna de verdad en lo que quienes te critican dicen, no debes burlarte de ellos [ni siquiera] en tus pensamientos. Primero, recuérdate a ti mismo ejemplos de tus propios errores, imprudencias e inexperiencia en el pasado, situaciones en las que realmente metiste la pata. Segundo, ora por quien te critica, que él o ella maduren en gracia. Newton habla de esto mismo de la siguiente manera:

"Si consideras a tu oponente como creyente, aunque seriamente equivocado sobre la materia de debate entre vosotros, las palabras de David a Joab sobre Absalón son aplicables: 'Por amor a mi tratad bien al joven Absalón.' El Señor le ama [a tu oponente] y  es paciente con él; por lo tanto, no debes despreciarle o tratarle con dureza. El Señor te trata con la misma paciencia a ti y espera que muestres ternura con otros como muestra de que [realmente has entendido] lo mucho que tú mismo necesitas ser perdonado. En poco tiempo os encontraréis en el cielo; entonces [tu oponente] te será mucho más preciado que el más intimo amigo que ahora puedas tener en la tierra. Anticipa ese tiempo en tus pensamientos; y aunque encuentres necesario oponerte a sus errores, mírale personalmente como un alma hermanada con quien serás feliz en Cristo por siempre."

Así que cualquier cosa que hagas, haz todo lo que puedas para evitar el engreimiento y sentirte superior a quien te critica. Incluso si te dices a ti mismo que no te afecta y que no vas a responder a la critica, de todos modos puedes llevar a cabo toda una defensa y refutación en tu sala del tribunal mental, en la cual demuestras con éxito lo mezquinos y maliciosos que son tus oponentes. Pero eso es una trampa espiritual. El comentario de Newton a este respecto es convincente:

"Un hombre puede tener el corazón de un fariseo mientras su cabeza está repleta de nociones [muy] correctas sobre la persona y sobre las riquezas de la Gracia. Sí, yo añadiría, que ni los mejores de entre los hombres están completamente libres de esta levadura; y por lo tanto están demasiado dispuestos para actuar de manera que ridiculice al adversario y, en consecuencia  halagarse de tener un juicio superior. Las controversias son tratadas, en la mayoría de casos, de manera que uno da rienda suelta, en lugar de reprimir, su mal carácter; por lo tanto, hablando en términos generales, producen más bien poca cosa buena. [Las controversias] provocan a quienes deberían convencer y llenan de soberbia a aquellos a quienes deberían edificar. Espero que [en medio de la controversia] saborees un espíritu de verdadera humildad, y que seas un instrumento que promueva [esta humildad] en otros."

____________

* Puedes leer el original (en inglés) aquí