¿Debe ser la ciudad una prioridad para todo cristiano? (Tim Keller)

Algunas personas me oyen hablar de la importancia del ministerio en la ciudad y piensan que lo que estoy diciendo es que todo cristiano (al menos quienes tienen una orientación hacia las misiones) debería acabar yendo a las ciudades. Pero no es eso lo que estoy diciendo. Lo que digo que es que muchas más agencias misioneras y muchos más cristianos de los que actualmente lo están haciendo, deberían desarrollar sus ministerios en las ciudades. ¿Por qué? Por la gran cantidad de gente que allí vive y por lo influyentes que las ciudades son en sus respectivas sociedades y culturas.

Así pues, se trata de una cuestión de énfasis -- en tanto que la iglesia no enfatiza lo suficiente el ministerio a la ciudad. Incluso en términos matemáticos, es obvio que las ciudades no son debidamente servidas por la iglesia. Por ejemplo, la población combinada de Georgia y Carolina del Sur es de unos 15 millones, mientras que sólo la ciudad de Nueva York y su área metropolitana tiene una población entre 18-19 millones de habitantes. Pregunta en cualquier denominación evangélica -- ¿Tenéis tantas iglesias en el área de Nueva York como en los estados de Georgia y Carolina del Sur combinados? Después pregunta por cifras. Pregunta entonces por qué dos estados con menor población tienen (en la mayoría de casos) muchas más iglesias que Nueva York. ¿Es eso justo? 

Al estudiar el libro de Proverbios, pude ver que un proverbio no es lo mismo que un mandamiento o una promesa. Proverbios dice cosas tales como, "En general, si te esfuerzas en el trabajo, no te faltará lo más básico, pero hay muchas excepciones. Por lo tanto, esfuérzate, pero no te sorprendas si las cosas van mal." Que las cosas irán bien a todo el que se esfuerce trabajando, no es una promesa o una garantía, tampoco un mandamiento. Es una declaración acerca de una manera sabia de actuar. Cuando digo que necesitamos poner más énfasis en el ministerio a la ciudad, hablo 'proverbialmente.' La Biblia y la historia nos muestran lo importante que son las ciudades como centros para desarrollar ministerio, y aún así la cantidad de esfuerzo que la iglesia invierte en las ciudades no es proporcional a la necesidad o la oportunidad [que estas representan]. 

Así que mi argumento es -- que muchas más iglesias, muchos más cristianos y muchas más misiones deberían dedicarse a alcanzar a las grandes ciudades del mundo. Esto no es lo mismo que decir que 'todo aquel que realmente está entregado a la misión de Jesús irá a las ciudades.'

________________

Original (en Inglés)  here