¿Cómo hablarle a un mundo secularizado? (Tim Keller)

En mis lecturas durante el mes pasado, he descubierto que Immanuel Kant argumentó la validez de una ética Cristiana sobre la sexualidad sin apelar a la Biblia ni a la teología. En "Deberes [morales] hacia el cuerpo en relación al impulso sexual" (Kant, Lecciones de Ética) Kant argumentó que el sexo fuera del matrimonio deshonra la dignidad humana. Su razonamiento era que cuando le pides a alguien tener relaciones sexuales sin darte por entero a esa otra persona en matrimonio ("personalmente, en cuerpo y alma, para lo bueno y para lo malo en todos los sentidos"), lo que haces es convertir a la otra persona en un objeto sexual, un simple medio para un fin egoísta, en lugar de un fin en sí mismo o en sí misma. El famoso "imperativo categórico" de Kant era que el ser humano nunca debe ser tratado como un medio, sino sólo como un fin. Sólo a partir de esta premisa, algo que mucha gente moderna intuye de por sí, Kant argumentaba que uno nunca debe tener sexo fuera del matrimonio. 

Comparé todo esto con lo escrito por Wendell Berry (en Sex, Economy, Freedom and Communityy otros volúmenes), quien también elabora todo un razonamiento de ética sexual cristiana sin apelar a fuentes o argumentos abiertamente religiosos. Berry dice que el sexo fuera del matrimonio es sexo para la autogratificación del individuo, sin miras a contribuir o edificar la comunidad. Esto, argumenta Berry, es una aproximación que percibe el cuerpo humano como un [simple] producto de Mercado, desde una perspectiva individualista y consumista. Pero en lugar de ser así, insiste Berry, el sexo solo debería ser usado dentro del matrimonio porque es en ese contexto que se convierte en una disciplina que nutre y [ayuda] a establecer la comunidad, creando esa profunda estabilidad entre los padres que es tan necesaria para el crecimiento sano de los hijos. 

Lo que estos dos hombres tienen en común es que ambos empiezan con premisas que la mayoría de lectores (modernos y seculares), también comparten; pero lo que estos autores hacen es usar esas mismas premisas para elaborar una ética cristiana sobre la sexualidad, que es algo que la mayoría de la gente secular ya ha abandonado por completo. Todo esto lo hacen sin apelar a la Biblia o a otras fuentes de autoridad religiosa

¿Significa todo esto que es posible demostrar que la moral cristiana es verdad sin apelar a la Biblia? No lo creo. Aunque Kant creía que la razón es todo lo que necesitas para descubrir la verdad ética, su elevada percepción de la dignidad humana era en último término una creencia. No se trataba de una inevitable conclusión lógica o [el fin al que llegas tras una exhaustiva] investigación empírica. [Por otra parte], la apelación que hace Berry a lo importante que es la comunidad por encima de la libertad del individuo es, al fin y al cabo, también una visión del progreso de la humanidad que no puede ser probada racionalmente. Los argumentos de Kant y de Berry no pueden demostrar la ética cristiana sobre la sexualidad a alguien que no acepte sus premisas-creencias básicas. Pero cuando se comparten esas creencias básicas, entonces los argumentos que tanto uno como el otro nos presentan son bastante poderosos. 

Hay varias cosas que aprendo de Kant y de Berry. Primero, se puede argumentar en público a favor de algunos aspectos del progreso humano desde una perspectiva cristiana, sin tener que apelar directamente a textos bíblicos o a Dios. Por ejemplo, si soy un cristiano que me dedico a la política y estoy hablando a un grupo de gente que se sentirán identificados con la visión de Kant sobre la dignidad humana, o la visión de Berry sobre la comunidad, entonces es posible crear argumentos convincentes que promuevan practicas que tienen su raíz en la verdad [que afirma] el cristianismo. ¿Por qué? Porque aún la gente que no se declara abiertamente religiosa, todavía se aferra a creencias que son verdad [en términos bíblicos] acerca de la dignidad humana o sobre valores de la comunidad que, espiritualmente, están "allí" en el alma, porque han sido creados a imagen de Dios. Sin embargo, no deberíamos vivir bajo la ilusión de que podemos "demostrar" la verdad del cristianismo a un mundo secular. La naturaleza convincente de nuestro argumento se basa en descubrir las creencias fundamentales que un no-creyente todavía tiene y que coinciden con la verdad bíblica. Sólo en la medida que estas creencias todavía tengan alguna validez para [el no-creyente], entonces podremos construir el diálogo. 

Segundo, encuentro que al predicar puede ser de gran ayuda formular de forma breve el tipo de argumentos que nos presentan Kant, Berry y otros. ¿Por qué? El último fundamento de todo lo que creemos como cristianos es la autoridad de la Palabra de Dios, pero a menudo la gente a la que le predicamos no están convencidos de lo fiable que es la Biblia. Por ejemplo: En primer lugar presentolo que la Biblia dice acerca de la sexualidad. Luego, puedo elaborar brevemente un argumento kantiano (algo que C.S. Lewis también hace en Mero Cristianismo) sobre cómo el sexo fuera del matrimonio deshumaniza, o un argumento de Berry sobre cómo daña a la comunidad. Entonces puedo añadir, "Estos son solo algunos de los terrible resultados que ocurren cuando violamos el diseño que Dios para la sexualidad. Sin duda, hay muchos más." Este planteamiento honra tanto a la Biblia como autoridad última para nuestras vidas, como también atrae [la atención] de oyentes que, aún cuando no están seguros de la inspiración de la Biblia, comparten las premisas [básicas] de Kant, Berry, o de cualquier otro autor que queramos usar.

Creo que en nuestra sociedad contemporánea, lo que los cristianos creemos acerca del sexo y género será uno de los grandes puntos de conflicto con nuestra cultura. Tendremos que apropiarnos de alguno de los grandes temas o discursos que todavía sirven como referencia propia de la cultura (la importancia de la dignidad humana y la comunidad), todo ello con tal de que lo que creemos pueda ser escuchado.

_______________

Puedes leer el artículo orginal (en inglés) aquí